El Grabado en La Caja Grafa

El Grabado en La Caja Grafa

Si por algo destaca el proyecto La Caja Grafa es porque en su interior contiene ocho grabados originales, realizados de manera artesanal y limitados en edición.

Desde mi punto de vista, pienso que el grabado posee dos características inherentes a este, que lo convierten en un medio de expresión artístico único. Estas son su capacidad de reproducción y su capacidad de mutación.

De una parte, la capacidad de reproducción ha sido sobradamente documentada desde los primeros períodos históricos donde el grabado ha desempeñado funciones propagandísticas, pedagógicas, narrativas, informativas y por supuesto, ha tenido una finalidad artística. De igual modo y en la actualidad, sigue estando muy presente en las maravillosas ediciones elaboradas por artistas como Andy Warhol, Robert Rauschemberg, Antoni Tapies, Manolo Millares, Rafael Canogar o Luis Gordillo entre otros. De otra, la capacidad de mutación anteriormente citada, es lo que le ha posibilitado al grabado adaptarse a lo largo de la historia a la demanda del tejido industrial y a los múltiples avances tecnológicos sufridos. Esa mutación es la que ha permitido que hoy en día hablemos de un grabado en mayúsculas, que a diferencia de caer en un ostracismo absoluto, ha sabido sobreponerse, crecer y ofrecer al mundo del arte, nuevas maneras y posibilidades con las que crear y expresar.

El Grabado en hueco mediante plancha de fotopolímero cumple a la perfección con lo anteriormente citado y con la finalidad artística de este proyecto. Un procedimiento que combina los nuevos avances tecnológicos con los procedimientos tradicionales de grabado. Espectacular a nivel tonal, este procedimiento ofrece multitud de posibilidades a nivel estético-plástico, y por las características de su matriz presenta una gran respeto con el medio ambiente y con la salubridad del usuario.

La Caja Grafa, contiene ocho piezas únicas y múltiples, de ocho artistas diferentes. Por ello que se haya pensado técnicamente en un procedimiento como el grabado en hueco mediante plancha de fotopolímero, donde la creatividad se erige como su principal protagonista. Las diferentes formas de expresión con la que los artistas se manifiestan no han sido más que un mero, cuidadoso y meticuloso reto técnico, pero en ningún momento factor condicionante para con su manera de crear.

Mediante la creación de positivos autográficos, digitales y analógicos se ha conseguido llevar al grabado cada una de las obras originales que configuran La Caja Grafa. Artistas de ámbitos tan diferentes como el diseño gráfico, la tipografía, la ilustración, la escultura, la cerámica, el dibujo, el grabado o la pintura, han configurado este proyecto, sin dejar de lado su personal manera de crear.

Todo ello nos has permitido, por ejemplo, llevar a Grabado ilustraciones realizadas de forma digital, piezas escultóricas realizadas mediante cerámica, trabajos de tipografía o dibujos realizados sobre diferentes soportes.

El procedimiento de entintado y estampación de las diferentes matrices en hueco se ha realizado de forma manual siguiendo procedimientos tradicionales de grabado. La tinta de grabado ha ocupado la talla producida por exposición de la luz y la intervención de agua sobre la plancha de fotopolímero, y que posteriormente ha sido transportada al papel mediante la presión del tórculo.

Para la consecución de la edición completa se ha tenido que repetir de manera meticulosa el procedimiento anteriormente citado hasta un total de cuatrocientas cuarenta veces, dando como resultado los grabados que conforman La Caja Grafa nº 1 Cuenca.

Dr. Ramón J. Freire Santa Cruz
Coordinador Obra Gráfica La Caja Grafa